Comer en el Avión

Hoy he viajado desde Tenerife a Barcelona, con Iberia. He pasado unos días en esta isla con mis hijos, mi mujer y la familia de mi mujer, y mañana día 26 de Diciembre, fiesta en Cataluña (Sant Esteve, llamado también "Nadalet" o segundo día de Navidad), toca visita a casa de mis padres. Estas circunstancias familiares han hecho que hoy 25 de Diciembre (Fum Fum Fum), a las 14:00 (hora insular) he estado en las manos de Iberia, hasta las 18:20 (hora peninsular).

Lo sorprendente, y lo que motiva esta entrada, es que en un vuelo de 3 horas y 20 minutos, que sale a las 14:00 y se embarca a las 13:30, con un precio por billete que no te hace para nada pensar en una compañía “low cost”, y en un dia tan señalado, no nos han dado nada de comer, y la carta en la que podías comprar algo de comida se limitaba a tres bocadillos.

Uno de los bocadillos, iba firmado Fast Good, y mi mujer ha querido probarlo por si tenía alguna relación con el producto de Ferran Adrià, ha costado 8 euros, el servicio pésimo.

Yo no se si es una estrategia de reducir costes, supongo que si, pero es que no nos dieron ni el caramelito, para el descenso.

Sin querer hacer el papel del gurú empresarial, que a finales de año vaticina el futuro de unas cuantas empresas, des de aquí les digo, que a muy tardar en Navidades del 2010, ya no tendremos Iberia.

Tanta ineficacia e irresponsabilidad, el hacer las cosas tan mal, no les permitirá superar la competencia que supondrá el Ave Barcelona Madrid, y la gallina de los huevos de oro que es el Puente Aéreo, dejará de ser lo que es en la actualidad para la compañía.

Nota gastronómica: El sándwich que hemos comido era muy flojito, por 2,5 euros no me hubiera quejado, por 8 euros me parece un atraco. El precio de la lata de Coca Cola es de 2,5 Euros (son 400 pts.) servida en un vaso de plástico.

Yo no volveré a volar con Iberia salvo que no tenga otra alternativa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada