La silicona en la cocina


El titulo del post, no hace referencia a ninguna señora o señor que haya entrado en la cocina, después de modificar su cuerpo artificialmente, con la ayuda de un conocido polímero inodoro e incoloro hecho principalmente de silicio.

Cuando digo que la silicona ha entrado en la cocina, me refiero a que desde hace unos años encontramos en las tiendas especializadas, multitud de utensilios de siliconas resistentes al frió y al calor

Como ejemplos, decir que en casa tengo un guante para sacar cosas del Horno, (el primer día que lo use no estaba muy tranquilo) y unos moldes rectangulares para galletas y otras cosas, que compre para hacer panacottas individuales.

He leído en varios sitios que en muchos casos no cumple las expectativas. Aunque no se pegan la mayoría de las cosas, desmoldar no siempre es fácil.

El último cacharro que he visto de silicona, son unas flaneras individuales (hasta aquí poco original), pero que están unidas, por lo que trasladarlas al baño Maria al hormo y ha donde sea resulta más fácil.

Se pueden comprar por 17 euros en cacharrosdecocina.com.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada