Huevos cabreados


Entre los platos que me parecen de 10, son unos buenos huevos fritos. De hecho cocino desde hace tiempo los spaguetti Lucio, que ya habréis leído por aquí.

Hace unos días cené con unos amigos en el restaurante la Flauta, Calle Aribau, 23, entre Diputació y Consell de Cent. Lo elegimos porque tienen una mesa que nos parecía idónea para comer con niños, (gran error aun no se ha inventado una mesa para comer tranquilamente con dos niños de dos años y otros dos de 4). Estábamos volviendo para casa, después de un paseo por el centro de Barcelona, cuando pasamos por delante de la Flauta.

- Y si cenamos aquí, y así llegamos a casa con los niños ya cenados?

- No se, no se con los cuatro niños siempre acaba siendo la batalla de Lepanto.

- Como queráis, pero hacen unos huevos cabreados riquísimos

- Vale entremos seguro que hoy se portan bien os niños.

De la cena, solo recuerdo los huevos cabreados, qua básicamente son como los de Lucio, pero con unas patatas fritas diferentes (más pequeñas), pimentón dulce y algo de picante, realmente ricos. Es de esos platos que me sientan mal porque los como demasiado rápido, con gula, sin poder parar, sin respirar.

No recuerdo el precio, pero me pareció justo, los niños comieron croquetas, patatas fritas, pan con tomate, y cosas por el estilo.

Como siempre cuando salimos de allí, dijimos al unísono:

- nunca más!

Pero no por el restaurante, que me divirtió, sino por los niños, que se portaron bastante mal, como siempre en estos casos, cena fuera de casa con amiguitos (cómplices).

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encantan los huevos cabreados de la Flauta, sabes como se hace la salsa picante que lleva? Me encantaría probar a hacerlos algun día

Maurici Serra dijo...

No se como lo hacen, lo siento, pero yo probaria con unas gotas de tsbasco

Publicar un comentario