Tapa de pasta


He comentado en varias ocasiones, que le doy mucha importancia a la presentación de los platos. Sin duda la vista es el primer estímulo que tenemos cuando el plato llega a la mesa, justo antes de olerlo, y mucho antes de probarlo.
En mi viaje a Sicilia, comí (como no!) varios días pasta, escribí algo aquí. Repasando ahora las fotos del viaje, he encontrado una que le hice a un plato presentado de una forma realmente curiosa, ver foto que acompaña el post. Esto sucedió en un restaurante de Palermo, donde me sirvieron el Pan negro del que hablé aquí, por cierto mi cuñada en su Casa Rural, El Moli del DUC, sirve a sus clientes, este Pan negro reinterpretado en las comidas, es delicioso creo que incluso lo ha mejorado.

Este plato de pasta, nos puede dar una idea para hacer un entrante, en una cena un poco especial. En España no estamos (generalmente) acostumbrados a comer pasta por la noche, y una tapita como esta puede ser una buena idea, para empezar una cena especial. Se me ocurre que se puede hacer por ejemplo con la pasta a la pera y queso, de Giovanni Rana de la que hable en este otro post.
La pasta en cuestión es sencilla de realizar, simplemente hervir la pasta y saltearla en mantequilla y salvia. Luego le ponemos encima una rodaja de calabacín (frita a fuego lento), y al lado de cada ravioli, flor de salvia.
Que aproveche!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada