Forlady


En casa de mis padres, siempre ha cocinado mi madre. Mi padre ha hecho alguna incursión tecnológica en la cocina, cuando se ha comprado un microondas nuevo, o alguna cosa del estilo. Debo decir que mi padre también ha colaborado en acciones relacionadas con la cocina, como poner el lavavajillas o la mesa, o sea que ha sido un ejemplo para nosotros aunque no haya cocinado.

Digo esto, porque ha habido un gran cambio en la cocina. Entre mis amigos, en sus familias (no me refiero a las de sus padres si no a las suyas, a las formadas por sus mujeres y sus hijos), cocinan todos los hombres, en algunos casos cocinan también las mujeres, pero todos los hombres hacen, diría yo, alrededor del 50% de las comidas. En otras tareas la cosa está menos repartida, también hay que decirlo, pero la de la cocina está muy repartida. En mi caso (y en algún otro) es más drástico porqué solo lo cocino yo.

NPMM (Nota Para Mi Mujer): Cariño, entrar a la cocina una vez al mes no se puede considerar cocinar, y dejo claro desde aquí, que tú haces también muchas cosas.

Por esto me sorprendió tanto ver en una revista de decoración una marca de cocinas que hacía tiempo que no veía. La marca FORLADY sigue existiendo como tal. Es una marca que me suena de los anuncios que mostraban en los cines antiguamente en los programas de sesión doble, los que hacían por la tarde de dos películas (no en tiempos del nodo, pero hace ya unos años), seguro que algunos los recordareis, aquellos del MovieRecord, con aquella musiquita tan característica.

Pues si señores, en el siglo XXI (como diría un compañero mio de EGB, en el
cruz cruz palito), aún existe esta marca con ese nombre tan peculiar. FORLADY. El lema es "Cocinas llenas de vida", yo añado "pero sin hombres".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada