El Hijo de la Novia


Ayer vi en la televisión el Hijo de la Novia, una película argentina genialmente dirigida por Juan José Campanella en el 2001. Preciosa historia en la que el personaje interpretado por Ricardo Darin (gran actor), que interpreta a Rafael Belvedere, propietario de un Restaurante, el Belvedere. En esta pelicula el se relaciona con su entorno de una manera peculiar, y mejora estas relaciones durante el transcurso de la historia, mejora su relación con su padre, con su madre, con su ex, con su hija, con su novia, con sus empleados y finalmente con un amigo de la infancia que es el que provoca el cambio a mejor del protagonista.

Hay muchas escenas muy bonitas. Pero por resaltar una, a mi me gusta mucho, me parece genial, diría incluso que es una perla del cine actual, la escena en la que el personaje principal habla con su novia por un interfono con cámara. Sobretodo por el final, que no contaré por si hay algún depistado que aún no ha visto la película.

He pensado en escribir sobre la película porque no solo de comida vive el hombre, y porque en ella se evoca continuamente al Tiramisú, y el uso del Mascarpone para realizarlo.

Tengo un libro precioso que habla de la cocina y el cine, se llama Cocinar de Cine. En el hay muchas películas con su plato estrella, y su receta, algunas de las recetas son sencillas y otras sacadas del laboratorio de Arzak. Un libro precioso que os recomiendo a los que os guste el cine y la gastronomia, como diria Doña Leticia, "una pequeña joya literaria".

En esta película evidentemente el plato estrella, es el Tiramissú, el Tiramissú Norma más concretamente. Ya hablé de este postre Italiano (el tírame hacia arriba) en una ocasión, está por aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada