Slow Food


En el dominical (el magazine) de la Vanguardia, de este pasado domingo, hablaban del movimiento Slow Food, una organización sin animo de lucro, de la que ya comenté algo en este nuestro blog.

Tengo un amigo de Bra, Stefano y que en su boda en Palermo, estuve con un grupo de amigos suyos que trabajan en Slow Food.

El fundador de Slow Food, se llama Carlo Petrini, todo empezó a finales de los 80, em la localidad itlaina de Bra, cerca de Alba (famosa por el trufa blanca) en pleno piemonte italiano. En la actualidad cuanta con mas de 85.000 asociados en todo el mundo, el simbolo es un caracol.

Además fruto de este movimiento, desde hace 3 años funciona la Universidad de Ciencias Gastronómicas, en la poblacion de Pollenzo siempre en el Piemonte. En esta Universidad participan, las regiones del Piemonte y la Emilia Romaña.

La Emilia Romaña es entre otras cosas famosa por sus quesos, la ciudad más importante es Piazenza, y es donde he comido la mejor pasta de mi vida. Unos tortellini cuya pasta se fundía en la boca como un flan, la salsa era solamente mantequilla con salvia, no necesitaban nada más.

Entre los datos que da el artículo de la Vanguardia, y que crean escalofrios, destacar que en el mundo generamos comida para 12.000 Mill de persoans y somos solamente poco más de la mitad, de los cuales 800 millones passan hambre y 1.800 millones presentan obesidad y diabetes.

Esta claro que movimientos como Slow Food, nos tienen que hacer pensar, para mejorar.

Otro juego de palabras que nace de FastFood, es el Fast Good de Ferran Adrià del que hablé aquí.

Aviso, pronto esferificaremos en 3 o 4 al día, ya tengo la balanza de precisión, elemento que no viene en el Kit, y es imprescindible para esferificar como Dios manda, ya que las cantidades van en gramos y en décimas de gramo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada