Bacalao Brocoli y anchoas


Ayer, para comer quería hacer verdura para acompañar unos lomitos de bacalao.
Tenía Brocoli, y lo que hice es añadirle a esta verdura 4 o 5 filetitos de anchoa, para darle un poco de sabor a mar. Este es el truco que quiero contar hoy en este post.
Cuando pones las anchoas a un guiso, estas se deshacen enseguida, por lo que no las encuentras, pero le aportan un sabor a mar muy especial.
Hay que hervir el brocoli, unos 15 minutos, y luego en una sartén con un poco de mantequilla y unas gotas de aceite de oliva, ponerlo a rehogar aplastándolo un poco con un tenedor. Para darle un toque diferente, le podéis añadir las anchoas, que además nos hacen de sal, y un poco del aceite que llevan estas (solo si son de calidad).

Curiosamente pensé en hacerlo porque tenía una tarro pequeño de anchoas de la Escala, que son las más famosas en Cataluña. Un producto excelente, pero que por la escasez de este pescado tiene actualmente un precio desorbitado.

El bacalao, simplemente lo enhariné y lo freí en 3 cucharadas de aceite de oliva, unos 4 minutos por la parte de la piel, luego le damos la vuelta, apagamos el fuego y lo dejamos tapado, para que se termine de hacer.

Con este post no pretendo explicar una receta, sino un truco, el de añadir anchoas a las verduras. Creo que estamos llamando receta, ya a cualquier cosa.
Estaba todo muy rico y es una combinación que te da la sensación de comer sano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada