Cena de fin de año en Semproniana

Me acabo de dar cuenta que os hablé antes del desayuno del primer día del año, que de mi cena del último día del 2008.

Estábamos sin niños en Barcelona, (estaban en Valencia con mis suegros), y vimos el Menú de Nochevieja del restaurante Semproniana, 50 euros, como nos gusta mucho este restaurante y está muy cerca de casa, pues ya estaba decidido cenamos mi mujer y yo solos allí.

El Menú fue el siguiente:

Como entrante nos sacaron unos ajos sin sabor a ajo, con hierbas. Hace tiempo me explicaron como se hacían, cuando lo pruebe os pondré aquí la receta. Lo sacaron como en un mini frasco de conservas, había muchos ajos no te los acababas, los dejaron en la mesa durante toda la cena.

Ensalada con arengada y mascarpone, muy conseguido.

Dos macarrones rellenos de carne asada y aceite de trufa. Genial, eran como unos mini canelones, no tan suaves como los de mi madre, pero también deliciosos, el aceite de trufa le daba un perfume maravilloso.
Un pescado de roca del que no reucerdo el nombre, con un puré de berenjenas ahumado, bastante conseguido. Ver foto (con los ajos al fondo), había muy poca y la cámara del Iphone, en estas condiciones no da para más.

Un plato de lomo de cordero con salsa agridulce y manzana, que fue con diferencia el peor plato, la carne estaba dura, y sabía demasiado a cordero (parece ser que pasa cuando el animal es viejo).

El primer postre fue una maravillosa crema de limón con tacos de papaya, estaba realmente buena. Creo que la base era una adaptación del Lemon Curd, típica crema inglesa, pero más líquida, era como una sopita. Verdaderamente rica, perfumada y refrescante, tengo pendiente hacer mi adaptación, con espagueti de mango, como si fueran fideos UDON.

Para acabar con un plato típico del Semproniana, el Delirius Tremens de Chocolate, esta vez acompañado de helado de turrón, muy bien, pero quizas es un postre muy pesado para una cena así.

12 Uvas al son de una cacerola, todo regado con un vino del Bierzo, (estoy enganchado a esta denominación de origen), llamado Pétalos del Bierzo, de bodegas Palacios, un vino muy joven (2007), muy rico, pero un poco caro para lo que era, 21,35 euros. Esperemos que con la crisis los vinos se pongan a precios más razonables.

Muy pronto os volveré a hablar de este Restaurante, pero como diría Mayra Gomez Kemp, "hasta aquí puedo leer".

En resumen una buena cena de fin de año, a un precio muy razonable, 134,23 euros dos personas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada