Comer en los viajes

Mi familia política, lo que los ingleses dirían mi madre en ley y mi padre en ley, viven en en Meliana un pequeño pueblo en la Horta Nord de Valencia. Mi hermana en ley, Laura, su pareja Josep y su hijo Gerard en l'Alcudia, en la otra parte de Valencia. Diréis y porqué nos cuenta éste esto ahora? Porque esto hace que al vivir mis padres en Tortosa, yo he pasado las últimas Navidades en l'Autopista A7.

Este año en lugar de hacer viajes tan largos, hemos introducido una variación, hemos parado a mitad del camino a comer.

Antes de Navidad, paramos en el viaje Barcelona Valencia, en l'Ampolla pueblo de mar, más o menos a mitad camino. No sabíamos donde comer, aparcamos el coche en el Club náutico, y acabamos en el restaurante del mismo club. Comimos muy bien.

Había un Menú infantil por 9 euros (me pareció caro), pasta con tomate, carne rebozada y helado, bastante correcto, aunque no para merecer una estrella infantil, creo que se puede hacer este menú dando alguna sorpresa y alguna alegría a los niños.

Yo pedí una ración de 6 ostras del Delta del Ebro (ostrones) por 12 euros. Correctas aunque el limón estaba cortado dos días antes, estaba seco, gran fallo (ver foto).
Mi mujer escogió una Ensalada tibia de rape con langostinos, anchoas y balsámico (10,5€), con la que disfrutó. Y compartimos dos generosas raciones de Mejillones al vapor (7,5€) y unos calamares a la romana (13,5€), de vuelta al ruedo.

Llegamos más tarde, pero comimos muy bien, y dimos un paseito por la playa, que en Invierno es también muy agradable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada