Trofiette

Hace un tempo hable por aquí de una tienda de Delicatessen, que me gustaba, se llamaba Goulaffres, y estaba en la Calle Londres de Barcelona, exactamente en el número 103. A parte de vender cosas deliciosas, tenían un espacio donde se podía comer alguna cosa.
Ahora está tienda ya ha cerrado, y como si de una seta se tratara, ya han abierto otra en el mismo lugar.

Ayer entré a la nueva tienda, se llama "Il Magazzino", y es solamente de especialidades italianas, o ea pastas, pestos, aceites, vinagres, quesos, embutidos, dulces y algún vino, aunque pocos.

Acabé comprando trofiette, 5 sabores un tipo de pasta (ver foto), un poco de Coppa Piacentina, que es un tipo de Embutido como e salchichón, unos Grissini al pomodoro, o sea un palitos de pan al tomate seco, que eran extraordinarios realmente buenos, con muchísimo sabor, y dos quesos, una scamorza Affumicata pequeñita, un queso ahumado que me encantaba cuando vivía en Italia, y una Burratina, que es una especialidad pugliese, tipo mozzarella. La Puglia es la zona que esta en plena punta del tacón de la bota que es Italia. La Burratina como decía es un mozzarela que está como rellena de nata, está muy rica. Acabé pagando de estas 5 cosas 19 euros, complicado encontrar algo bueno y barato.

Para comer este sábado, estaba solo, y he cocinado las trofiette de una manera simple, para que estas no perdieran protagonismo.
He puesto en una sartén con aceite en frío, dos dientes de ajo muy picaditos (sin el nervio), cuando estaban ya hechos (cuidado no se quemen), he añadido el tomate cortado sin piel, y al mismo tiempo la pasta ya cocida, le he dado 2 vueltas, un poco de sal y pimienta, y ya está. El tomate no queda como tomate frito si no como tomate natural. Para quitarle la piel al tomate, después de limpiarlo bien, lo he sumergido medio minuto en la propia agua en la que hervía la pasta, lo he sacado y lo he pasado a agua fría, con lo que lo he pelado muy rápido y bien.

La pasta estaba excelente.

1 comentario:

Margot dijo...

Me encantan los trofiette, mi cuñada de Bordighera, los hacia a mano y era una delicia verla como los hacía y hablaba a la vez como si nada.
Con el tiempo compré en Calabria y nada que ver.
Y la última vez los compré en Barna y malos malos.
Buenisimo el plato.
Margot

Publicar un comentario en la entrada