Imperia

En Julio por fin me compré mi máquina Imperia para hacer pasta fresca.

Des del momento he hecho pasta 3 veces, la última vez con los niños. Ya veis que mis hijos son una constante en mis posts, y es así porque son una constante en mi cocina.


Aprovecho para insistir, si hay niños en la cocina hay que extremar al máximo las precauciones, sobretodo la atención con los fuegos y con los cuchillos etc. Los mangos de las sartenes tienen que estar siempre hacia dentro de la cocina, no hacia fuera que sin niños seria más lógico y más cómodo, y los cuchillos lejos de su alcance.

Yo subo a los niños en unos taburetes, para que lleguen bien al mármol de trabajo, y luego coloco éstos, lejos de la zona de fuego.

En otros posts (aquí, aquí y aquí) expliqué mis experiencias con la pasta fresca, que se resumen en 1 huevo por cada 100 gramos de harina, hacemos un volcán de harina con los huevos dentro del cráter, mezclamos bien, luego amasamos un buen rato, dejamor reposar, y liego estirar, cortar, hervir y comer.

La máquina que he comprado, me sirve para estirar la pasta, consiguiendo que quede ésta más fina y uniforme, y también para cortarla después en forma de spaguetti o
fettuccine. De momento estas son las dos posibilidades de corte que tengo.

Deciros que no es fácil, pero si muy divertido. Si la máquina es sin motor (como la mía de momento), se necesitan al menos dos personas, o bien una muy mañosa y a poder ser que tenga 4 manos. Hay que hacer girar la manivela, mientras con una mano se introduce la pasta por la parte de arriba de la máquina y se recoge con la otra mano por la parte de abajo.


En esta ocasión los manivelistas, eran mis dos hijos, que le daban a la manivela siguiendo unos turnos exactos de tiempo y de cantidad de pasta, porque no se me ocurre nada peor que una guerra de pasta y harina en mi cocina.


Es un poco estresante, hacer la pasta con ellos, pero es genial cuando al acabar me dicen "Papa mañana volvemos a hacer pasta, vale", además de la ilusión con que después comen.

En la foto veis la máquina Imperia al fondo, y como estamos amasando la pasta. Si miráis bien se pueden contar o intuir 6 manos. De la fase máquina no tenemos fotos, ya que la fotógrafa se puso también a ayudar.

Otra gran experiencia en la cocina. Al final cocinamos la pasta con unas gambas, y unos ajitos (pocos).

2 comentarios:

angeles dijo...

yo estoy dudando si comprarmelo o no, ya que es otro cacharro mas en la cocina, un saludo y felicidades por hacer participes a tus niños del gusto por la cocina

Maurici Serra dijo...

sin duda es un cacharro mas. Y ho tienes mucho tiempoo lo usas más bien poco. Pero es divertido y es para toda la vida

Publicar un comentario en la entrada