Fiambreras


Comer cada día fuera de casa, no solo es caro si no que es además menos sano, que la comida que te haces normalmente en casa.

Aunque la teoría la tengo clara, yo como a diario fuera de casa, y no me acostumbro a llevarme la fiambrera con la comida.

En la nueva empresa en la que trabajo desde hace ya un mes, tenemos en las oficinas un comedor situado en la 5 planta con vistas al famoso distrito 22@, realmente grande, con mucha luz, espectacular, para que os hagáis una idea dispone de 8 microondas apilados en dos pisos, que parecen un tienda de Electrodomésticos, varias neveras y unas mesas grandísimas. Pues ni así, que no me decido.

Mucha gente come en la oficina, por las facilidades que supone en esta empresa, y la escasa variedad en restauración en la zona (22@), la poca que hay además me parece cara, y eso que lo comparo con lo anterior, y las oficinas de mi antigua empresa, estaban en el Paseo de Gracia.


De momento, las sobras de las cenas, en mi casa tienen dueño, en este caso dueña, hace ya tiempo que mi mujer se cansó de comer mal, y tomó la alternativa de la fiambrera. Hoy le he guardado los gnocchi que han sobrado de la cena de los niños, en su fiambrera de diseño, para la comida de mañana, y cuando los he visto, he pensado les hago una foto.

Hablando de fiambreras, es curioso donde
puede una empresa llegar a encontrar un nicho de mercado, y triunfar con un producto. Hablo del éxito de las fiambreras Nomad de Valira. Esto se consigue solamente observando, y viendo como mejorar la experiencia de los usuarios.

Pues nada en la foto, unos gnocchi de patata, con mi salsa de tomate especial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada