Cocinando en Ain

Cuando hablo con amigos, de mi pasión por la cocina, algunos dicen que a ellos también les gustaría pero que no tienen tiempo.

Otra de las escusas para cocinar poco, también muy recurrente es "es que mi cocina es muy pequeña".


En Barcelona tengo una cocina bastante grande, seguramente demasiado grande para lo que es el piso, pero hace que pasemos tiempo en ella, unos momentos muy familiares.

Reconozco que una cocina grande te supone espacio para tener más cosas, más herramientas, más utensilios para hacer distintas preparaciones, como pasta fresca, pan, etc, pero no es necesaria para cocinar.


Este pasado puente de la Inmaculada, he estado en un pueblo de 150 habitantes en el que la familia de mi mujer tiene una casita, Ain. La cocina es pequeña (poco más de lo que se ve en la foto). Yo me he encargado de la cocina, y he conseguido hacer cositas interesantes, entre ellas un bacalao con uvas, o pasta al gusto, ya que acabé haciendo tres gustos diferentes, para niños (con mi salsa de tomate especial), para los que les gusta el picante (aglio olio e peperoncino) y para los otros una salsa boloñesa de Jabalí que compre en Italia.

De esta manera la hora de la comer, no fue un trámite, sino una tarea divertida y sana.
El sábado antes de empezar a cocinar, vi la luz que entraba por la ventana, me gustó lo que veía y le hice esta foto a la cocina, que aunque pequeña me parece muy agradable. A la derecha veis un paellero que es verdaderamente un lujo, pero lo demás es pequeño, pequeño. Recientemente hemos colocado una mesa alta de IKEA (es en la que está el pan) que es de gran ayuda, porque triplica el espacio de trabajo, y ahora ya podemos cocinar más de una persona a la vez, o sea que ya puedo pedir ayuda.

Cocinar, como leer, escribir un blog o hacer punto de cruz, no es cuestión de más o menos tiempo libre, es cuestión de más o menos ganas, por lo que os animo a todos a cocinar. (Los del punto de cruz, podéis ir a este otro blog)

Ahora en Barcelona, viendo la foto tengo un recuerdo fantástico de cuando estuve cocinando allí, solo, con una cervecita, y gozando de la cocina y del hermoso día soleado que se colaba por la ventana.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Casualitats de la vida...ahir Colomines i jo parlavem d´Ain

Publicar un comentario en la entrada