Restaurante Mey Hoffman


El pasado lunes, dia de la mujer trabajadora, fue mi aniversario de bodas, lo celebramos el martes cenando en el restaurante de Mey Hoffman, en la calle la Granada del Penedes de Barcelona.

Este restaurante tiene un menú degustación, que cuesta 50 euros, bebida a parte, que prece que cambia según el dia de la semana, nos pareció la mejor opción.

En el menú puedes escoger entre dos platos (dos entrantesa legir, dos primeros, etc), por lo que decidimos probarlo todo, y pedimos un plato de cada una de las eleciones, menos de carne en la los dos pedimos ciervo, la otra opción no nos inspiró demasiado.


Todo estuvo muy bien presentado, pero nada era sorprendente, no hay ninguna cosa que puedas decir está buenísimo, estaba bueno, todo correcto, todo de 7 - 7,5, pero en un resturante así, yo pido algo más.


El restaurante, utiliza los estudiantes de cocina de la famosa escuela de Mey Hoffman, la cocina se ve des de la sala del restaurante, que a nivel de instalaciones es más que correcto.


Destacaría un poco de tempura de verduras que acompañaba el plato de pescado, que era a mi entender tècnicamente perfecto y delicioso, lástima que no fuera un plato en si.

Como pasa en muchos restaurantes, junto a la carta de vinos, ahora (lo vi por primera vez hace 15 años) tienen carta de aguas, pero todas son iguales, solo cambia el precio, el diseño de la botella y el origen de la misma. A mi entender en las aguas con gas, deberían ofrecer aguas con menos gas, como la francesa Badoit, la italiana Ferrarelle, o alguna de local que tenga burbuja más pequeña, teníamos la Font Picant, pero no triunfó (a mi me encantaba).

En los postres alarde de tècnica con un cilindro de caramelo que parecía de cristal, y que resultaba muy vistoso, un coulant de chocolate correcto, pero hoy en dia esto ya lo hacemos en casa (seguramente no todos), y un Tiramisú tambien de 7,5.

Precio más que correcto, acabamos pagando 106 euros dos personas sin el vino. Lo mejor sin duda el servició, pero faltó el plato para recordar.

Como hacen los cocineros mediaticos, y Mey Hoffman lo es, nos vino a saludar, pero curiosamente al principio no al final, con lo que no pude comentar la jugada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada