Restaurante Namaste


EL pasado viernes fui con mi mujer al cine. Normalmente tenemos gustos parecidos y nos acaban gustando o disgustando las mismas películas a los dos (son ya 10 años de casados).

Fuimos a ver la película
Viaje a Darjeeling, de Wes Anderson. Sorprendentemente a mi me gustó muchísimo y a ella no le gustó nada, y como he dicho ésto no ocurre a menudo.

Supongo que yo sintonicé más con las situaciones absurdas de la película, ya que los protagonistas son tres hermanos (
Francis, Peter y Jack ) y yo tengo dos hermanos y como en su caso, todos somos muy diferentes y me imaginé haciendo un extraño viaje con ellos.

La película me dio ganas de hacer un viaje con mis hermanos. Como diría mi admirada Elvira Lindo, "desde aquí os digo", Arturo, Alberto, tenemos que hacer un viaje juntos a algún sitio extraño y tener nuevas vivencias los tres, las últimas que tenemos son ya muy viejas.

Al salir del cine Renoir Floridablanca, subiendo por la calle Villarroel, vimos un restaurante Indú, y pensamos que curioso, película que transcurre en la India, cena en un restaurante Indú, mi mujer no lo veía claro, pero la coincidencia la animó (yo también empujaba hacia dentro). Y otra vez como en el cine a mi me gustó, no voy a decir mucho, pero pienso que no estuvo mal, y a mi mujer nada de nada, y también en restaurantes acostumbramos a coincidir
(son ya 10 años de casados).

El restaurante en cuestión se llama Namaste, y está exactamente en la calle Villarroel, 70.

Comimos de entrante 1 Papad (1 €) y un massala Papad (1,95€), por la recomendación del camarero, de hecho me pareció casi obligatorio pedirlo, nos lo dijo nada más entrar, son una especie de tortitas con unas salsas, una de ellas muy muy picante, pero te avisan.

Mi mujer no tenia mucha hambre, y pidió solo un plato, Murg LollyPop (6,9€), o sea pollo frito, a decir verdad estaba muy flojo.

Yo pedí unas croquetas de verduras, Sabji Hara Bara Kabab (4,9€), que estaban dignas, pero sin pasarse, y un plato de Cordero masala, Ghost Boti Masala (13,90), que me gustó mucho, muy bien hecho, casi extraordinario.

Como pan (para mojar el masala) pedimos el Roomali Rotim (3€) que es como un crep, pero más fino, ellos dicen que tiene la textura de un pañuelo, yo creo que no tanto, pero está muy rico. Ideal para mojar en la abundante salsa masala.

A la hora del postre mi mujer ya estaba desesperada, por irse de allí y yo pedí un batido de Mango con Yogur, muy flojo, creo que de bote (4€).

Mi valoración es que no está mal, acabamos pagando 43,76€ por cenar dos personas, y tal como están las cosas no se puede pedir mucho más. Como crítica las carnes y los pescados de la carta me parecieron muy caros, el cordero que pedí era el más barato.

El servicio deseaba agradar demasiado, y esto siempre es contraproducente, y no ayudó que el restaurante estuviera casi vació.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada