Sopa de ajo


En Cataluña cuando alguien, dice alguna obviedad, se le dice "Que la sopa de ajo ya está inventada.

Hoy me he hecho una sopita de ajo, reconstituyente y rica, que me ha traído curiosos recuerdos.

Descubrí la sopa de ajo en el último curso de carrera. Me quedaba una sola asignatura, estaba haciendo también el proyecto fin de carrera, y además negociando una beca de la CEE para irme a trabajar a Italia.

Recuerdo que la asignatura que me faltaba,
Sistemas Operativos era de las más duras de la carrera, curioso encontrar una hueso así en quinto curso. 

El último mes antes del examen de la convocatoria de Febrero (especial solo para casos de una última asignatura), por las tardes a la hora de la merienda, paraba un rato de estudiar y me hacía una sopita de ajo reconstituyente, era como una liturgia. Supongo que lo hice un día, que no entendería alguna cosa y me sentó bien, y ya cada día como un rutina para estudiar más, sopita de ajo para merendar. Supongo que me relajaba cocinar, y la sopa me dejaba el cuerpo bien. Al final 5,4 y carrera acabada.

Después de la historia, mi receta de sopa de ajo, que aunque como he dicho ya está inventada yo la hago a mi manera.

Ingredientes para 1 persona
2 dientes de ajo
8-10 rebanadas de pan seco muy finas, lo que serían dos rebanadas normales.
un ramita de Tomillo
300ml de agua
Aceite
Pimentón dulce.

Preparación
Lo más sencillo del mundo, pero de lo más rio y sano.

Picamos los dientes de ajo finos sin el brote del interior, para que no repitan.

Ponemos aceite en una olla pequeña (recordad que es para 1), y cuando esté caliente ponemos el ajo, 1 minuto o 1 minuto y medio, y luego ponemos las "laminas" de pan seco. Lo tenemos 2 minutos removiendo bien, y echamos el agua, la ramita de tomillo, y su poquito de pimetón (observad que aquí he adaptado el estilo literario, al estilo del plato).


Esperamos a que hierva, y lo dejamos en el fuego medio unos 10 o 12 minutos, y ya está, ya lo tenemos hecho.

Para decorar, como me habían sobrado unas láminas de pan, las he añadido con un poco de paté de olivas negras, también conocido como Olivada, que le va muy bien a esta sopita y además anima la foto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada