Restaurante Abac


Hace aproximadamente un mes, tuve la oportunidad de cenar en el restaurante Abac de Barcelona, en la Avenida Marques de Argentera 11, delante de la estación de Francia. Disfrute mucho con el Munú degustación, que me pareció de gran nivel.

Puedo decir que en mi opinión todos los ingredientes de todos los platos, aportaban al conjunto, y esto no suele suceder en la cocina moderna, que en muchas ocasiones, hay demasiados ingredientes ornamentales.

Esta semana he leído que habia recibido la segunda estrella Michelin, se la merece, es una opción muy recomendable, para mi una verdadera delicia.

Sobre el precio no puedo decir nada porque no pague la cena (quizas por esto la disfrute tanto), pero si que os lo recomiendo, cocina moderna pero con el objetivo de la excelencia en el sabor, y no en la propia modernidad.


NOTA: Se han mudado a Avenida Tibidado 1, en Barcelona

2 comentarios:

Garbancita ® dijo...

Yo estuve también hace cosa de un año, y aunque me parece que tiene una gran cocina, no veo justificada la segunda estrella. Creo que los inspectores de Michelín se pierden en detalles que poco tienen que ver con la gastronomía y más con el servilismo. Un ejemplo que me dejó totalmente atónita: cuando vas al servicio, te cambian la servilleta por una limpia! En Mugaritz te la doblan, pero en Abac creo que pecan de exceso. Incluso pensamos en ir las dos personas que estábamos comiendo al baño a la vez, para ver si nos cambiaban el mantel... vamos, nos reímos mucho con el detalle.

Por otro lado precio del menú degustación es totalmente desorbitado. Y otro detalle llamativo, es que el propio Xabier sirve los platos, algo que no me convence en absoluto. El cocinero tiene que estar en la cocina y cuanto más discreta sea su presencia en sala mejor, donde tiene que lucirse es el plato.

En definitiva, se me ocurren muchos otros restaurantes que tenían mucho mas justificada la segunda estrella, que el Restaurante Abac.

Saludos ;)

Maurici Serra dijo...

Tengo entendido, que para la segunda estrella tienen en cuenta el servicio, por lo que los restaurantes que optan a ella, exageran este punto.

De todos modos yo no lo recuerdo tan agobiante. Deberiamos hacer unas valoraciones con estrellas o sin ellas populares, pra evitar los fallos de Michelin. Aunque valorar y premiar siempre es complicado.

En algunos dos estrellas, he encontrado platos "efectos especiales" que eran sosos insipidos amargos o salados, en definitiva malos.

Publicar un comentario en la entrada