Huevo frito de mango y yogur



Mi primera "creación", con la técnica de la esferificación, ha sido un huevo frito de mango y yogur.

Después de hacer pruebas con el caviar de mango, y haber visto que más o menos ya controlaba el tema, me he decidido ha hacer alguna cosa, que se pudiera sacar a la mesa.

Como ya tenía el mango, y el baño de Calcic, he hecho una yema de mango, usando las cucharitas que vienen en el Kit de herramientas.

Las cantidades de Calcic y Algin, que he usado han sido las mismas que en el caviar de mango, de hecho lo he realizado cuando me cansado de hacer caviar.
El tiempo el mismo un minuto. Recordad que hay que sacarlo del baño con mucho cuidado y ponerlo a enjuagar en un bol con agua.

Para rematar el plato, buscando más el efecto que el gusto, lo he puesto sobre un yogur batido. Simplmente un buen yogur con azúcar, y bien batido, consiguiendo un perfecto huevo frito, ver fotos.

Puede servir para acercar a los niños a la fruta, o al huevo frito, según tengan problemas con uno o con otro. Si no queréis esferificar, pero queréis conseguir el efecto para que coman vuestros hijos, con una mitad de melocotón en almíbar se consigue un efecto parecido, aunque no se puede mojar



Para que se pueda percibir la textura que se consigue con la esferificación, he roto la yema de huevo, como si mojara pan, y es lo que veis en la última foto.

Realmente cuando lo comes sin romperlo antes, explota en la boca.

Sin duda, seguiremos esferificando en 3 o 4 al dia. Ahora a dormir.

2 comentarios:

trubies dijo...

Quina bona pinta!

Connie dijo...

te quedó genial! me encanta!

Publicar un comentario en la entrada