Por fin he esferificado


Ya había comentado, por aquí, que los Reyes me habían regalado un Kit de esferificación. Luego tuve que comprar una balanza de precisión, y hoy por fin he esferificado en casa, y debo decir que es una experiencia curiosísima, diría que mágica.

Para empezar he realizado la primera receta que viene, en el mini libro que llega con el Kit.

Aprovecho por si leen esto los responsables del Kit (Sole Graells - Adrià), que por lo que supongo que cuesta (es un regalo por lo que no lo se), se hubieran podido esmerar un poco más en el libro.

Otro error del Kit es que te llega el mini libro, en el que casi no se ven las fotos, llega además en dos versiones multiidioma, y luego en cada bote de producto hay una pareja más de minilibros. Por lo que tengo 8 copias del libro 2 en cada bote, cuando preferiría una sola pero bien hecha. Dicho está.

Vamos ya a la cuestión. Para esta primera ocasión, me he decidido por el caviar, porque parecía lo más sencillo, en este caso de Mango. En la primera foto e
l caviar al recogerlo con la cuchara de agujeros.

La receta la tenéis, en el Kit, en lugar de Melón he usado un zumo de Mango, las proporciones las tenéis allí, por si acaso la pongo, aunque no podéis esferificar, sin los productos del Kit, en este caso he usado ALGIN y CALCIC.

250 gr de zumo de Mango (si fuera puré la cosa cambia radicalmente)
2 gr. de Algin. (aquí era fundamental la balanza de precisión)
2,5 gr. de Calcic
500 ml. agua.

Se mezcla una tercera parte del zumo de Mango, con los 2 gramos de Algin, como cuesta mucho de disolver, yo lo he batido, luego he añadido el resto de zumo de mango, y he batido suave. Con esta mezcla se carga una jeringuilla (que viene en el Kit).

Por otra parte disolvemos los 2,5 gr de Calcin en los 500 ml. de agua. A continuación preparamos un bol con agua fría, para limpiar posteriormente el caviar del exceso de Calcic.

En este punto empieza el espectáculo, vamos tirando gotas de la jeringuilla al agua con Calcic, y se van haciendo bolitas, las dejamos 1 minuto, con menos he visto que es suficiente, con unos 45 segundos bastan, las quitamos con la cuchara de agujeros y las pasamos al agua, para limpiar y parar el proceso de esferificación.

Si miráis bien la segunda foto, veréis que algunas gotas no quedan redondas.

Sin duda, de momento muy divertido, pero de escaso valor gastronómico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada