Boda Sciliana


Hoy os voy a contar la cena de la boda de mi amigo Stefano con su novia Ivana, en Palermo.

La ceremonia religiosa empezaba a las 17:00, pero no solo la novia llegaba tarde, el novio y muchos de los invitados (entre ellos mi mujer y yo) llegamos sobre las 17:15, debido al tiempo que tardó el autobús que nos trasladaba a la iglesia, en cruzar Palermo. Todos estaban tranquilos a sabiendas que la novia tradicionalmente llega muy tarde, llego a eso de las 17:40, mientras esperábamos en una pequeña iglesia, (de hecho era un Oratorio), a más de 40 grados.Tradicionalmente las iglesias son frecuentemente fresquitas, ésta os puedo asegurar que no.

Acabada la ceremonia, sobre las 19:00, otra vez al autobús y hacia la Villa donde se hacia el banquete. Cuando llegamos allí, nos encontramos canapés y bebidas esperándonos, yo estaba muerto de hambre, y allí nadie comía esperando a los novios que estaban, como no, haciéndose fotos en alguna parte.

Llegan los novios, saludos y todos sin comer y yo con hambre, al final se deciden a empezar, los canapés muy parecidos a los de aquí, sin grandes innovaciones.

A las 8:20 nos sentamos a la mesa, todo muy bonito. Los primeros platos eran Self Service, habían montado lo que llamaron ángulos, en italiano Angoli. Había que yo recuerde el ángulo del pulpo, el de las focacias, el rústico, el del pescado marinado, el del pescado marinado, el del queso, y todos enormes. Esta parte duró al menos una hora y media, y yo venga a comer porque me pensaba que la boda era esto, y todo estaba estupendo, pero estaba equivocado solo era el principio.

Sobre las 10:00 llego a las mesas un plato de pasta, “Casarecce ai sapori isolani”, un tipo de pasta típica Siciliana las Casarecce, ver foto que acompaña el post. Con un salsa de tomate y pescado, riquísima. Aprovecho para decir que durante este viaje a Sicilia, me he enamorado de la Pasta con tomate, en cualquiera de sus variedades, pasta que tenia un poco olvidada, obsesionado con recetas más innovadoras.

Después llegó una “Aragosta in Bellavista”, langosta servida fría. Y más tarde un pescado con verduras, después una carne que ya no recuerdo como era. Entre plato y plato se tardaba bastante, acabada la carne, eran ya alrededor de la 1 y media de la mañana.

En este punto llegó el sorbete de limón muy rico, como avisando que ya llegaban los postres. Pastas sicilianas a base de almendra, Cassata Siciliana, helado de pistachos (Sicilia es una gran productora de este fruto seco), luego la tarta de boda. Parecía que se había acabado, y al salir de la Vila, había en la entrada al recinto, un espectacular carrito típico de helados. Aquí son ya las 2 y media de la mañana. Nos esperaba el autobús y al Hotel.

AUGURI RAGAZZI!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada