Fichi e prosciutto


Los higos me parecen frutas mágicas. Conviene aprovechar ahora que están aún en su mejor momento.

El otro día con unos que me trajo mi suegro, de unas higueras propias, hice un aperitivo que se hace mucho en Italia, basado en unir los higos con el jamón.

En Roma comí hace muchos años (calculo que unos 12) una focaccia de prosciutto crudo e fichi (jamón e higos). Es una especie de pizza (muchos conoceréis las focaccias), o sea una base de pan, sobre la cual ya cocida, se habían puesto higos y por encima jamón cortado muy fino.

El dulzor de los higos con el salado del jamón dan un constraste riquísimo. Aquí es más común hacerlo con el jamón y el melón, pero la idea es la misma. Yo lo prefiero con los higos.
Para hacer el aperitivo que hice, necesitamos el jamón cortado muy muy fino, y con el envolvemos higos muy maduros con los que hemos hecho pelotillas. Ver imagen.

Está muy bueno y es muy sencillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada