Empanadillas de salmón

Una marca muy conocida, está haciendo actualmente mucha publicidad de su Masa para empanadillas.
No se si fruto de esa publicidad, o por pura coincidencia, el otro día me encontré a mi mismo, parado en el supermercado delante de la bolsita de masa de empanadillas de esta marca, no recuerdo el precio exacto pero está alrededor de 1 euro la bolsa de 16 obleas, evidentemente las compré.

La empanadillas, con esta masa se pueden hacer de dos maneras, al horno o fritas. Todos sabemos que si tienes prisa, el horno no es nunca un buena solución, pero si las haces fritas, aunque escurras bien el aceite siempre resulta una comida bastante pesada.

Hice con mis hijos una empanadillas de salmón y queso philadelphia que estaban muy ricas, ellos se encargaban de cerrarlas, y hacerles la marca de cierre con el tenedor.Ya he dicho alguna vez que es más fácil que los niños coman cosas nuevas cuando las cocinan ellos.
Utilicé un salmón congelado sin espinas de la Sirena, que me gusta mucho y que compro normalmente para hacerme Sushi. Para hacerlas, simplemente colocaba un trozo de salmón y una cucharada de postre de queso Philadelpiha, en el centro de la oblea, la cerraba bien y a freir en abundante aceite caliente.
A mi hijo el mayor (6 años) le gustaron mucho, se comió 3, al pequeño (4 años) no tanto, solo se comió una, las acompañé con un poco de lechuga, para equilibrar el plato.

Con las obleas que sobraron hicimos unas cuantas empanadillas de chocolate (que gustaron a los dos niños evidentemente). Tan fácil como poner un trozo de chocolate en el centro de la oblea, cerrarla y a freír, en mi caso utilicé chocolate de cobertura, pero valdría cualquier chocolate.

La próxima vez haré algo con las obleas de masa de empanadilla, pero al horno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada