Mi receta de tomate frito


La semana pasada publiqué esta receta, en la que usé tomate frito y comenté que hago un tomate frito especial. Dije también que la pondría pronto en este nuestro blog. Como para no cumplir las promesas ya tenemos a nuestro políticos, hoy hablaremos de tomate, de tomate frito.

Tengo que empezar diciendo que me encanta el tomate frito que cocino. Seguramente no se puede considerar como un tomate frito al uso, porque lleva un ingrediente que generalmente no se utiliza para hacer esta salsa, la zanahoria. Si, mi tomate frito lleva zanahoria.

Otro cambio respecto a las recetas tradicionales es que lo hago muy dulce, que unido a las hierbas de la provenza que le añado, le dan un sabor extraordinario, sobre todo para acompañar pasta o unos gnocchi de patata.


Mi receta de Tomate frito

Ingredientes
Un bote pequeño de tomate triturado
Una cebolla
Una zanahoria grande
Dos cucharadas soperas de azúcar
Una cucharadita de hierbas de la provenza.

Preparación

Empiezo diciendo, que como no es fácil encontrar siempre tomates suficientemente maduros, para hacer la receta con tomate natural, ante la duda, es mejor usar el tomate triturado, (ya me entendéis rollo Orlando), porque es tomate maduro, sin piel ni pepitas, y además podéis encontrar algunos de gran calidad. Sobretodo no hagáis esta receta con un tomate medio verde típico de ensalada.


Lo primero que haremos es cortar la cebolla en juliana, y la zanahoria en trozos pequeños (por ejemplo bastoncitos).

Posteriormente en una sartén grande, echamos un buen chorrito de aceite de oliva, y en éste doramos la cebolla
a fuego lento, luego añadimos la zanahoria (6-7 minutos después) y rectificamos de sal. Pasados 5 minutos añadimos el azúcar, es bastante usual para matar la acidez usar el azucar en el tomate frito, pero en este caso le añadimos bastante más de lo habitual, 2-3 cucharadas, tiene que quedar bastante dulce. Removemos un poco y añadimos el tomate triturado. Volvemos a mover (o sea re-movemos) y añadimos las hierbas. Lo tenemos unos 15 minutos a fuego lento sin parar de mover, y pasado este tiempo lo apartamos del fuego.

Ahora viene la gracia de la receta, lo trituramos todo con el Minipimer o con la ThermoMix, con lo que hacemos desaparecer la zanahoria y de paso la cebolla.

Obtendremos un tomate frito, con un color muy bonito, más anaranjado, "supervitaminado" y con un sabor extraordinario.

Sirve para acompañar muchas cosas y a los niños les encanta.

3 comentarios:

cachorro dijo...

MUy interesante tu blog, me gusta bastante.....lo que me ha llamado la atencion es como has variado el diseño, pues cuando se monta el blog te dan a elegir plantillas. Me podrias decir como has logrado modificarlo para montarlo a tu gusto?

Muchas gracias

Albert

Maurici Serra dijo...

Albert,

Conozco un poco de html, y blogger te da la opción de editar el html que te genera con la plantilla. Una vez en el html, es cuestión de tratar de ver que hace cada cosa, (no es fácil porque esta poco comentado)y cambiar las cosas, la parte positiva es que te permite probar para ver como quedan, antes de modificar la plantilla.

Buscar fotos que te gusten, y yo aconsejo a nivel diseño pocos fondos, lo mas elegante es casi siempre el blanco o el negro.

Espero haber estado de ayuda

saludos

Anónimo dijo...

q hablais del tomate no

Publicar un comentario en la entrada